Legitimación del bando sublevado por el Vaticano en 1938

4 mayo 1938. A petición de Franco, el episcopado español remitirá en 1937 al Vaticano una carta colectiva (relatando el «movimiento cívivo-militar» en «colaboración con el pueblo sano» como respuesta a la «revolución comunista») en aras de ser legitimada la sublevación, circunstancia que se producirá finalmente el 4 de mayo de 1938. En la imagen Franco con el nuncio Gaetano Cicognani ya en 1944.